jueves, 11 de enero de 2018

Caja de sorpresas en un taxi

Imagen
Alguien que lee este blog asiduamente me hizo llegar esta historia. La publico aquí con su autorización.
----------------------------
Salí temprano de casa y tomé un taxi para ir a realizar un trámite. Mientras íbamos avanzando, el taxista, un señor gordo y muy sonriente, me dijo de pronto: "señora, reconozco su perfume, solamente lo venden en una tienda". A continuación, me dijo la marca y el lugar exacto de venta del perfume.

Me quedé muy sorprendida porque esa colonia es poco conocida, no se encuentra en farmacias ni centros comerciales y efectivamente, hay que ir a buscarla a un lugar especial que, felizmente, me queda cerca de casa.

¿Cómo sabe eso?, le pregunté. "Porque tengo buen olfato", me dijo. "Ah, y también tengo buen oído", agregó. "Mire, yo he tocado con Paco de Lucía". Luego, en un celular buscó y dejó escuchar una guitarra como la del famosísimo guitarrista español del flamenco. Vi la imagen y el que tocaba era el taxista, con menos años de edad.

El hombre me siguió contando: "También he tocado con Óscar Avilés", con evidente orgullo al mencionar a quien es considerado el mejor guitarrista de música criolla peruana. Volvió a buscar en el celular y comenzaron las inolvidables notas de esos valses que están en el ADN de todos los peruanos. Con ese especial acompañamiento, el taxista se puso a cantar y yo, por supuesto, me contagié del entusiasmo musical y canté también el vals que tocaba la guitarra del gran Óscar Avilés.

Así, en un viaje totalmente fuera de lo común, con sorprendente conversación y buena música, llegó el taxi a mi destino. Terminó el viaje, nos despedimos y vi partir al señor gordo muy sonriente y agitando la mano.

Así fue que una mañana gris de verano se pintó de perfumes, canciones y recuerdos.

20 comentarios:

  1. Y mi pensamiento fue ... con ese don musical, ¿tiene que hacer taxi? Indudablemente, estoy fuera de onda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una triste realidad para algunos, pero mejor así antes de dedicarse a renegar de su suerte sin hacer nada más.

      Eliminar
  2. Manejar taxis parece ser el destino de muchos en momentos de aflicción. Otros se convierten en conductores Uber en sus tiempos libres.Sin desmerecer a los que lo hacen desde siempre por vocación de vida.¡Más vale así, Gabriela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los taxistas de toda la vida se les nota un gusto por su labor, bastante dura por cierto.

      Eliminar
  3. Esse senhor sabia como tornar interessante a profissão de taxista. E não há dúvida que tinha excelente olfacto e ótimo ouvido.
    Be9

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y también hace interesante el recorrido de sus pasajeros. Bien por él.

      Eliminar
    2. Yo prefiero pensar en el simpático momento que vivió la pasajera. Un viaje rutinario se convirtió en algo diferente y anecdótico,

      Eliminar
    3. Tanto como para que se animara a contarlo y que terminara publicado. Seguramente, la pasajera nunca olvidará este viaje en taxi.

      Eliminar
  4. Un viaje muy entretenido.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hay personas así, que gracias a su carácter logran hacer la diferencia, y esparcen alegría a su alrededor! Linda anécdota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siempre debemos dar a conocer que existen personas así, porque la mala publicidad no necesita nuestra ayuda.

      Eliminar
  6. Qué señor tan completo el taxista, y qué agradable el trayecto. Así da gusto desplazarse por ciudad.

    Besos mil, Gabriela.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo cuando las prisas de la vida nos hacen olvidar la importancia de las pequeñas cosas.

      Eliminar
  7. Realmente es cuestion de suerte encontrarte con taxistas conversadores. Yo me topé con uno que ponía canciones de Pedro Infante y tambien comencé a hacer referencias a sus canciones y él, ni corto ni perezoso me sacó un casette con las canciones mas conocidas y me dijo que entre las carreras y la venta de sus casettes le salía mejor el dia. Me dio penita y le compré uno sin tener yo casetera. Supuse que esa sería mi obra buena de ese día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Particularmente, no me gustan mucho los taxistas conversadores, pero a veces hacen el recorrido más ameno. Lo que me cuentas del taxista de las rancheras nunca lo había oído. Vaya sistema de ventas...

      Eliminar
  8. Bonita historia. Profesionales así debería de haber en todos los ámbitos, la mayoría de las veces no son tan amables.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy bueno que todos los profesionales tomaran tan en serio la parte de atención al cliente.

      Eliminar
  9. viaje interesante de vivencias, perfume y sonidos. Por cierto ya conocía la música del gran Paco de Lucía y ahora gracias a este post también he escuchado y admirado a vuestro gran guitarrista Óscar Avilés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maestro Óscar Avilés, llamado con justicia la "primera guitarra del Perú", es toda una institución en nuestro país. Me alegra que lo hayas conocido por este medio.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.